×






I am interested in receiving news and innovative ideas from KingEclient

La transición ecológica: una oportunidad para el sector energético

Posted by KingEclient on 10 June, 2021

España deberá ser neutral climáticamente en 2050. Para lograrlo, las utilities avanzan con decisión hacia un mix de origen renovable

 

España aprobó el pasado mes de mayo, y por primera vez en su historia, una Ley de Cambio Climático. Una hoja de ruta que fija entre sus objetivos alcanzar la neutralidad climática y un sistema eléctrico 100% renovable antes de 2050. Para llegar a dichas metas comienza ahora un periodo de transición, denominado transición energética, en el cual pasaremos de tener un mix con tecnologías contaminantes como son el petróleo o el cabrón, a un mix formado íntegramente por energías renovables.

 

Las energías renovables son aquellas energías que provienen de recursos naturales inagotables y serán sin duda la principal fuente energética del futuro. Actualmente el sector energético está apostando fuertemente por algunas de estas tecnologías, como la fotovoltaica y la eólica debido, entre otros factores, a que en los últimos años se han convertido en tecnologías maduras con costes equilibrados. Según datos de la Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena), entre 2010 y 2019, los costes de la fotovoltaica registraron un descenso de más del 80% y los de la eólica terrestre cayeron en cerca del 40%.

 

España es ya el quinto país del mundo en potencia instalada eólica y en 2020, esta tecnología fue ya la segunda fuente de generación eléctrica peninsular. A nivel general, las tecnologías renovables produjeron el año pasado el 43,6% de toda la electricidad en España, su mejor registro en la historia, pero muy lejos aún de los objetivos marcados para 2050.

 

El avance de las renovables supone además una oportunidad económica. El Plan Nacional de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030 lanzado por el Gobierno estima que en España se invertirán 241.00 millones de euros en la transición energética; mientras que en Europa el Green Deal prevé movilizar un billón de euros en inversiones sostenibles durante la próxima década, con la consiguiente creación de empleo y crecimiento económico.

 

Estas inversiones contarán con un aliciente: los fondos Next Generation, que contribuirán sin duda a incentivar el progreso en cuestiones estructurales como la generación renovable, además de otros temas igualmente importantes para la descarbonización de la economía como son la eficiencia energética, la movilidad sostenible o el desarrollo de vectores energéticos como el hidrógeno verde.

 

Hay que destacar el papel estelar que últimamente están cobrando los proyectos relacionados con el hidrógeno verde y los diferentes tipos de gases renovables. El Hidrógeno verde es quizás una tecnología hoy en día muy prometedora, aunque incipiente, pero no cabe la menor duda que será el vector energético fundamental que descarbonizará el sector gasista en el futuro, siendo el complemento perfecto para la descarbonización de los usos energéticos no electrificables como son el transporte pesado o las industrias.

 

En la importancia de los gases renovables y el hidrógeno no podemos pasar por alto tampoco la oportunidad que tiene España de convertirse en un hub exportador de estas tecnologías, puesto que cuenta ya con una potente red de transporte y distribución de gas natural que con las adecuadas inversiones estaría preparada para transportar hidrógeno y biogás; e incluso para el blending, es decir la mezcla de electricidad y gas por las redes.

 

En conclusión, el sector energético actual vive actualmente un momento de transformación: no sólo hacia un modelo renovable y descarbonizado, sino también hacia un modelo más global, digital, interconectado, en el que el consumidor tendrá un papel mucho más protagonista del que ha tenido hasta ahora, evolucionando de simple consumidor hacia una figura de prosumidor.

 

 

Close Menu
Ajustes de cookies