6 consejos de diseño y usabilidad para mejorar la conversión online

Escrito por Lorena Salagre
04 Ago, 2016
0

Conseguir conversiones online es lo que garantiza que un negocio digital funcione o, por lo contrario, se quede en el universo de páginas que nunca funcionarán. Es decir, plantear la dicotomía entre hacer click en el botón “continuar” o “cancelar”.

¡Seguro que sabes de lo que hablamos!

Según Ernesto del Valle, de la web Social Media Marketing y Contenidos, hablamos de conversión en marketing online cuando se produce ese momento mágico en el que el usuario realiza la acción clave que nos hemos puesto como objetivo.

En este artículo recopilamos las claves a tener en cuenta en una web para que, junto con un adecuado servicio, alcances todos los objetivos que te propongas. O dicho de otra manera, para que el negocio convierta, triunfe y los clientes queden satisfechos.

1. Establecer unos objetivos claros

Antes de delimitarlos hay que tener en cuenta la actividad y sus necesidades. Podrían ser un determinado número de reservas, ventas de productos o servicios, suscriptores, leads…

objetivos

2. Decirlo siempre con palabras, pero también con imágenes y vídeos

Se trata de ofrecer una propuesta de valor clara y explicarla de forma breve y concisa. Si la información se agrupa, será más sencillo que se entienda mejor. Es muy importante tener en cuenta que son personas, por lo que esperarán que se les hable en su idioma (y no como a robots impersonales). 

Las imágenes y los vídeos ayudan a generar empatía. Pueden tener un componente aspiracional o incluso servir como inspiración de determinadas necesidades del usuario.

palabras conversión

3. Guiar al usuario para que no se distraiga o se aburra

Llamar su atención y priorizar una única acción son actuaciones imprescindibles. Disponer de diferentes llamadas a la acción (o Call to Actions) en una misma pantalla puede ser sinónimo de locura ya que será como si varias personas le hablan a la vez.

Otro factor muy importante es estudiar la localización estratégica de la llamada a la acción gracias a la llamada Ley de Fitts, según la cual un objeto será mucho más accesible cuanto más cerca esté y mayor tamaño tenga.

Animar, desafiar e invitar, son algunos de los recursos que se pueden utilizar para atraer la atención del futuro cliente.

Para evitar que un usuario desespere, se aburra o tire la toalla, los formularios de la web deben estar optimizados. Estos consejos son fundamentales:

  • Dividir el proceso en pasos de forma visual.
  • Minimizar el número de campos, adecuar su longitud y tamaño, y mostrarlos solo cuando sean necesarios.
  • Utilizar una única columna.
  • Sugerir ejemplos en los desplegables o utilizar elementos autocompletados.
  • Ofrecer ayudas e indicaciones.
  • Validar la cumplimentación de los campos en tiempo real.
  • Eliminar el ruido visual como la utilización de signos de puntuación, comillas…
  • Utilizar una llamada a la acción visible, bien ubicada y explicativa.

Es necesario prestar especial atención a momentos clave como los registros o compras y evitar en este momento la aparición de banners y animaciones para que el usuario no se distraiga.

4. Ofrecer confianza

Hay muchas formas de conseguirlo. Por ejemplo, dejando el contacto a la vista, hablando del equipo humano que forma la empresa, aportando testimonios de usuarios o clientes reales a los que se les pueda poner cara o impulsando el sistema de valoraciones y comentarios.

Según Hanson Dodge Creative, el 84% de los millennials asegura que el contenido generado por usuarios, dentro de los sitios web de empresas, influencia mucho su decisión de compra.

Además, otra buena práctica es ofrecer “ayuda” desde cualquier parte del proceso y una página de FAQS (preguntas frecuentes) para resolver las dudas de los usuarios de forma sencilla y rápida, sin necesidad de que contacten con el servicio de atención al cliente.

Cuidar la reputación en redes sociales y actualizar los contenidos suman a la hora de decidir entre uno u otro sitio web.

5. Contarles sólo lo que necesitan

Según la Ley de Hick, a mayor número de opciones, mayor será el esfuerzo y el tiempo del usuario para localizar lo deseado, por lo que es importante resumir y prever lo que el usuario necesita.

Ley de Hick

Otra buena opción para simplificar es agrupar las categorías y permitir filtros que faciliten las búsquedas dentro de éstas. Uno de los recursos más efectivos para garantizar que se continúe con la navegación es incluir recomendados del tipo “los más vendidos” o “los mejor valorados”.

6. Testear

Someter a prueba en qué diseño se sienten más cómodos los usuarios. Se trata de analizar mediante un test A/B cuál de las dos opciones convierte más y, por tanto, funciona mejor. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicado. Los campos necesarios están marcados*
CAPTCHA

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

2 + 5 =

Comentarios

SUSCRÍBETE

¡Conoce nuestro canal de YouTube! 
Tfn. contacto
BCN: +34 932 724 890
MAD: +34 917 702 700
BRU: +32 2/403 36 89
EAU: +971 4 319 9100
KSA: +966 11 297 8243
AND: +376 72 88 98
Correo electrónico
Suscríbete a nuestra newsletter